La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Andrzej Duda: “Polonia y Hungría velan por la seguridad de Europa”

El presidente húngaro, János Áder recibió ayer a su homólogo polaco, Andrzej Duda con honores militares en Veszprém, en el oeste de Hungría. Los dos jefes de Estado conmemoraron juntos el día de la amistad polaco-húngara.

El presidente húngaro, János Áder recibió ayer a su homólogo polaco, Andrzej Duda con honores militares en Veszprém, en el oeste de Hungría. Los dos jefes de Estado conmemoraron juntos el día de la amistad polaco-húngara.

“Los húngaros y los polacos siempre han honrado su amistad que se basa en el respeto, apoyo y aprecio mutuo”, señaló Áder durante la cena de gala. «Esta es una amistad que ha resistido las devastadoras guerras mundiales y las disputas políticas y sobrevivió a las dictaduras que las dos naciones tuvieron que aguantar», añadió el presidente de Hungría. Por su parte, Duda remarcó que Polonia y Hungría luchan por la seguridad del continente y también por «una Europa digna, justa y honesta que fomente el desarrollo de nuestros países».

Si los solicitantes de asilo fueran instalados en Polonia por la fuerza, también tendrían que ser retenidos allí por la fuerza, y Polonia rechaza esa opción, dijo Duda en una conferencia de prensa. El presidente polaco explicó que su país siempre abogaba por resolver las causas de la migración en su lugar de origen, de modo que los refugiados puedieran regresar a sus hogares. Duda insistió en que Polonia ya había cumplido con sus obligaciones con respecto a la migración al recibir cientos de miles de ucranianos.

Después de la reunión, Áder mencionó los proyectos de infraestructura regional, los corredores de transporte, la seguridad energética y la Iniciativa Tres Mares como los principales temas que habían sido tratados en su encuentro con Duda. Esta mañana, los dos presidentes participaron en una misa festiva en la Catedral de San Miguel de Veszprém.

En las celebraciones suelen concurrir los políticos más importantes de ambos países, que cierran las festividades con una afirmación solemne de la amistad histórica entre las dos naciones centroeuropeas: “Somos amigos para siempre”.