La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Economía

11 min de lectura

Los saudíes, que en principio no conocen un islamista que les caiga antipático, parecen haber sido el as en la manga de Erdogan cada vez que llegaba una crisis, inyectando capital en los mercados turcos cuando la fuga de extranjeros parecía arrastrar a Erdogan hacia su caída definitiva.