La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

¿Cómo alcanzar la madurez emocional?

Las personas más felices son las que han trabajado en desarrollar su madurez emocional, y también son quienes se benefician de abundante bienestar.

“El autoconocimiento es el primer paso hacia la madurez”.- Jane Austen

Cuando una persona alcanza la etapa adulta, se tiende a decir que dicha persona ha alcanzado la madurez, de hecho se piensa que cumplir años nos indica que un individuo es maduro, casi de inmediato, cuando, en realidad, esto no sucede así.

Tener madurez no es sinónimo de tener mayor edad, y tampoco llega aunada a la etapa de la vejez.

La Real Academia Española nos dice lo siguiente en cuanto al significado de madurez:

Período de la vida en que se ha alcanzado la plenitud vital y aún no se ha llegado a la vejez.

La madurez influye en tener conocimiento pleno acerca de sí mismo, ser responsable o por lo menos, actuar en consecuencia de querer llegar a serlo. Implica desarrollar la capacidad de mantener compromisos, albergar la predisposición de ir frente a los retos y aprender de los resultados, sean positivos o negativos.

Bien podría ser catalogado como un estado y rasgo de personalidad propio, que varía en función de cada ser humano, y sobre todo, en el que las personas van creciendo y formándose a su propio ritmo y a la par de experiencias muy personales. Comportarse como una persona que cuenta con madurez es seña particular de inteligencia, se trata de alguien a quien le es posible guiar su modo de actuar, gestionar el temperamento, saber aceptar críticas y expresarse responsablemente.

Muchas veces hemos descubierto a la madurez como parte de un proceso del desarrollo físico, por cómo se ven las personas por fuera, mientras que esta serie de cambios ocurren adentro del ser humano, en el área mental y emocional principalmente.

Existen señales, que nos podrían estar indicando que somos seres emocionalmente maduros, como es poseer excelentes habilidades sociales, saber regular nuestro comportamiento de acuerdo al entorno, comprender y empatizar con emociones propias y las de los demás, y también, aunque no menos importante, tomar responsabilidades, afrontarlas y aceptar la realidad tal y como es. La madurez se familiariza con la inteligencia emocional y el desarrollo personal.

Un escritor de origen escocés, M. J. Croan, se ha referido a este tipo de sabiduría de tal modo que nos muestra que para alcanzar cierto nivel en el desarrollo emocional, es necesario dejar atrás el egocentrismo, cito a continuación:

“La madurez es cuando tu mundo se abre, y te das cuenta que no eres el centro de él”.

¿Cómo ser maduro emocionalmente?

Por otra parte, Enrique Rojas, médico y psiquiatra, tiene en su haber una serie de libros en los que aborda temas muy actuales como la depresión, la voluntad, el desamor y la ansiedad. También ha hablado acerca de los puntos más importantes que ayudan a forjar y fortalecer una personalidad madura:

  1. Conocer aptitudes y limitaciones propias.
  2. Tener un proyecto viable en cuatro ámbitos de la vida: el amor, trabajo, cultura y amistad
  3. Contar con un equilibrio entre emoción y razón.
  4. Vivir el presente, asumir el pasado y soñar con el porvenir.
  5. Aprender de la experiencia.
  6. Capacidad para encontrar el sentido de la vida.
  7. Mantener una actitud férrea y consistente basada en cuatro pilares: orden, consistencia, voluntad y moderación.
  8. Buena convivencia con los demás, tener tolerancia y respeto por quienes nos rodean.
  9. Tener sentido del humor y aprender a reírse de uno mismo(a).
  10. Salud física y psíquica.

Las personas más felices son las que han trabajado en desarrollar su madurez emocional, y también son quienes se benefician de abundante bienestar. De hecho, todos podemos acceder a una gran gama de herramientas para aprender a conocernos mejor, entendernos, valorarnos y vivir con total plenitud para ascender a este estado del ser.

(Imagen: Freepik.es)