La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

El mar Negro: ¿la nueva ruta migratoria?

Rumanía intercepta el tercer barco de inmigrantes ilegales en el mar Negro.

Un barco de pesca con 87 migrantes a bordo fue interceptado ayer en el mar Negro, cerca de las costas de Rumanía, en el tercer incidente de este tipo desde mediados de agosto, indicó el portavoz de la guardia fronteriza rumana. De las 87 personas que se encontraban en la destartalada carraca capturada, 23 eran menores de edad.


El incidente ha causado temores de que el país balcánico pueda convertirse en una nueva ruta migratoria hacia Europa occidental. Los migrantes utilizan cada vez más y con mayor frecuencia el mar Negro en su camino para llegar a Rumanía, que no es miembro del espacio de Schengen, y por lo tanto, a diferencia de otros países europeos, no ha recibido hasta ahora una ola de migrantes.


El número de personas intentando cruzar la frontera entre Rumanía y Hungría también había aumentado durante el último mes, según señalaron las autoridades. La guardia fronteriza rumana informó que al menos 90 personas intentaron cruzar ilegalmente a Hungría durante la última semana de agosto. La policía de Timișoara (Temesvár), en el oeste de Transilvania, el pasado fin de semana durante una redada encontró a 28 inmigrantes ilegales que vivían en las calles o en tiendas levantadas en parques infantiles.

Con la frontera cerrada para los migrantes entre Bulgaria y Turquía, así como entre Hungría y Serbia y Croacia, muchos en Bucarest están preocupados de que Rumanía podría formar parte de una nueva ruta migratoria. Sin embargo, la ministra del interior, Carmen Dan ayer descartó adoptar medidas más severas contra el contrabando de personas y la inmigración ilegal. «Los migrantes serán tratados como personas que necesitan ayuda, no como criminales», enfatizó la mandataria.