La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

El papel de un líder en la sociedad y en la empresa

Quien es líder camina y trabaja codo a codo con sus colaboradores, no únicamente delega obligaciones y dicta qué se debe hacer.

“Para liderar a la gente, camina tras de ellos”.-Lao Tzu

Constantemente se nos presenta, y entendemos, que la imagen de un líder es alguien que dirige a cierto número de personas, que es quien da indicaciones a seguir en un grupo o dicho sea de paso, el que reúne mejores y mayores aptitudes, cualidades y capacidades para establecerse en la cima del liderazgo.

No obstante, quienes desarrollan su carrera en el entorno empresarial asociarán la idea de un buen líder al de un CEO de una marca o empresa exitosa, mientras la sociedad que gusta del ecosistema deportivo verá reflejado este concepto en el capitán del equipo de fútbol de su agrado.

Erróneamente tiende a confundirse que el hecho de ser jefe ya convierte a un individuo en líder.

En términos de organizaciones y en la sociedad propiamente dicha, ¿qué significa ser un líder, y particularmente, cómo es ser un buen líder?

Para comprenderlo, tomamos en cuenta dos interpretaciones dentro de los campos que contempla la psicología:

La psicología de las organizaciones nos plantea que un líder, es una persona que posee la capacidad junto con una serie de habilidades que hacen posible el hecho de influir en todos los miembros de una organización, de un grupo o conjunto de individuos, con el mismo propósito y compromiso de empoderarlos y encaminarlos a alcanzar objetivos específicos y a su vez, incrementar el desempeño de cada uno de acuerdo a sus diferentes posibilidades y talentos individuales.

Quien es líder camina y trabaja codo a codo con sus colaboradores, no únicamente delega obligaciones y dicta qué se debe hacer.

Otro paso importante que todo líder tiene que dar, es mantenerse involucrado e interesado en la dedicación y motivación de su equipo de trabajo, ese extra que imprime calidad en la toma de decisiones y en la productividad de la que toda organización pende de un hilo para generar ingresos y posteriormente la consecución y realización de metas en común a largo plazo.

Por otro lado, la psicología social especifica que el liderazgo se percibe en todos los grupos humanos, porque una vez que éstos se forman y trabajan en favor de una meta o actividad afín, de inmediato  todo cambia a ser una estructura de liderazgo, ya que en ambos campos, el organizacional como el social, se haga notar o no, requiere de personas.

El papel que involucra a los líderes en la sociedad es tan primordial como en el que se desenvuelve un empresario y alto directivo, ya que son los actores principales que impulsarán y generarán cambios, no únicamente en su entorno social más cercano, sino que el alcance de cada acción logrará un impacto considerable, en otras palabras, creará futuro y allanará el camino para que más personas se sumen e integren a su causa ya sea en temas de educación, dedicación o implementación de nuevos métodos de enseñanza para integrar la cultura del esfuerzo y realización de metas personales.

Ser un buen líder no implica nacer siéndolo, más bien se aprende con observación, atención y voluntad. Existe una serie de características que la gran mayoría de los líderes mundiales en materia política, industria de la moda, sectores educativos y demás han trabajado y desarrollado a lo largo de sus vidas, las cuales son las siguientes:

•Predicar con el ejemplo.

•Ser un apasionado en lo que hace y cómo lo hace.

•Creer en su equipo.

•Aprender a mantenerse en constante actualización y evolución en base a los requerimientos de su entorno.

•Hacer partícipe a los demás de sus conocimientos.

•Aprender a motivar.

•Desarrollar la curiosidad en sus colaboradores.

•Lograr entablar una comunicación efectiva y respetuosa.

•Aprender a escuchar nuevas ideas, propuestas, opiniones y críticas constructivas.

•Ser honesto.

•Tomar decisiones firmes que involucren el consenso de la organización o grupo.

Si bien es cierto que existe una completa gama de estilos en el terreno del liderazgo, también hay líderes que se identifican con enfoques muy tradicionales y hasta quienes utilizan estrategias poco habituales pero muy innovadoras que han desafiado los niveles establecidos por el liderazgo.

Cada líder, tanto hombres y mujeres, desde su espacio de trabajo, dimensiona su grado de liderazgo, responsabilidad, humildad e inteligencia para obtener una perspectiva clara que les posibilite trazar la ruta a seguir junto al equipo que han conformado previamente, y lograr objetivos compartidos.

A lo largo de diferentes épocas, los líderes han estado presentes, han influido en sus respectivas generaciones e incidido en el destino de la humanidad con impactos positivos, actuando conforme a los valores humanos y la congruencia les ha permitido.

La sociedad demanda cada vez más, la necesidad de tener líderes íntegros que se arriesguen y comprometan con la responsabilidad social, para llevar a esta generación al siguiente nivel por un futuro mucho mejor, equitativo y saludable, con calidad y esperanza de vida posibles para todos.

(Imagen: Freepik.es (<a href=»https://www.freepik.es/vectores/negocios»>Vector de Negocios creado por pch.vector – www.freepik.es</a>).