La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció el Genocidio Armenio

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció el Genocidio Armenio en un mensaje publicado el 24 de Abril por la Casa Blanca, fecha en que se conmemora el 106º aniversario del genocidio planificado y ejecutado primero por el Imperio Otomano y luego por la República de Turquía entre 1915 y 1923.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció el Genocidio Armenio en un mensaje publicado el 24 de Abril por la Casa Blanca, fecha en que se conmemora el 106º aniversario del genocidio planificado y ejecutado primero por el Imperio Otomano y luego por la República de Turquía entre 1915 y 1923.

“Cada año, en este día, recordamos las vidas de todos los que murieron en el Genocidio Armenio de la era otomana y volvemos a comprometernos a evitar que esa atrocidad vuelva a ocurrir. A partir del 24 de abril de 1915, con el arresto de intelectuales armenios y líderes comunitarios en Constantinopla por las autoridades otomanas, un millón y medio de armenios fueron deportados, masacrados o marchados hacia la muerte en una campaña de exterminio. Honramos a las víctimas de Meds Yeghern para que los horrores de lo sucedido nunca se pierdan en la historia. Y recordamos para estar siempre alerta contra la influencia corrosiva del odio en todas sus formas”, declaró Biden.

“De los que sobrevivieron, la mayoría se vieron obligados a buscar nuevos hogares y nuevas vidas en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos. Con fuerza y ​​resistencia, el pueblo armenio sobrevivió y reconstruyó su comunidad. A lo largo de las décadas, los inmigrantes armenios han enriquecido a Estados Unidos de innumerables formas, pero nunca han olvidado la trágica historia que trajo a tantos de sus antepasados ​​a nuestras costas. Honramos su historia. Vemos ese dolor. Afirmamos la historia. Hacemos esto no para culpar, sino para asegurarnos de que lo sucedido nunca se repita”, agregó el Presidente en el histórico mensaje.

“Hoy, mientras lloramos lo perdido, volvamos también nuestros ojos hacia el futuro, hacia el mundo que deseamos construir para nuestros hijos. Un mundo no manchado por los males cotidianos del fanatismo y la intolerancia, donde se respetan los derechos humanos y donde todas las personas pueden llevar su vida con dignidad y seguridad. Renovemos nuestra determinación compartida de evitar que se produzcan atrocidades en el futuro en cualquier parte del mundo. Y busquemos la curación y la reconciliación para todas las personas del mundo. El pueblo estadounidense honra a todos los armenios que murieron en el genocidio que comenzó hoy hace 106 años”, finalizó el mandatario.

El día anterior, Joe Biden mantuvo una conversación con su par turco Recep Tayyip Erdogan y, según informaron diversos medios periodísticos, le informó que planeaba reconocer el Genocidio.

Los predecesores de Biden, comenzando con el presidente Barack Obama, se habían referido al Genocidio Armenio como “Medz Yeghern”, el término en idioma armenio utilizado para describir una “gran calamidad” como una de las formas para evadir el término genocidio.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, declaró el 20 de abril que cualquier medida de Biden para reconocer el Genocidio Armenio “dañará aún más los vínculos ya tensos entre los aliados de la OTAN”. Cuando se le preguntó en una entrevista en el canal Haberturk TV si Biden reconocería el Genocidio, Cavusoglu dijo que Estados Unidos “debe respetar el derecho internacional”. “Las declaraciones que no son vinculantes legalmente no tendrán ningún beneficio, pero dañarán los lazos”, declaró Cavusoglu. “Si Estados Unidos quiere empeorar los lazos, la decisión es de ellos”, amenazó el Canciller.

El portavoz del Presidente azerbaiyano, Hikmet Hajiyev, había calificado como “error histórico” y aseguró que “Azerbaiyán siempre se ha opuesto a los intentos de reconocer” el “llamado y falso genocidio armenio”. “El reconocimiento del llamado genocidio armenio es una falsificación de la historia”, aseguró el funcionario del Gobierno negacionista de Ilham Aliyev.

Horas antes del reconocimiento, Unión Juventud Armenia (Armenian Youth Federation) realizó una vigilia frente a la Casa Blanca para exigir un “reconocimiento honesto” del crimen de lesa humanidad.

El 21 de abril, un grupo bipartidista de 107 miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos había pedido al presidente Biden que “reconozca clara y directamente el Genocidio Armenio”, según informó el Consejo Nacional Armenio de Estados Unidos (Armenian National Committee of America – ANCA). “Agradecemos al congresista Schiff, a sus colegas en el liderazgo del Caucus armenio, y a todos aquellos que firmaron este pedido bipartidista al presidente Biden para que ponga fin a la mordaza extranjera más duradera en la historia de Estados Unidos”, declaró Aram Hamparian, director ejecutivo del ANCA. “La Casa Blanca puede marcar el final de una era vergonzosa de complicidad estadounidense con el negacionismo de Turquía”, agregó el dirigente.

El 15 de diciembre de 2020, el Gobierno de Estados Unidos anunció sanciones a la Presidencia de Industrias de Defensa de la República de Turquía y a sus oficiales por la compra de sistemas de misiles rusos S-400 por parte de este país, algo que diversos analistas internacionales consideraron que tensó las relaciones entre ambos países.

El 24 de abril de 2020, Joe Biden, en ese momento candidato demócrata, había prometido que en caso de ser electo apoyaría “una resolución que reconozca el Genocidio Armenio y haré de los derechos humanos universales una prioridad para mi administración”. “Es particularmente importante pronunciar estas palabras y conmemorar esta historia en un momento en que diariamente se nos recuerda el poder de la verdad y nuestra responsabilidad compartida de enfrentarnos al odio, porque el silencio es complicidad. Si no reconocemos, conmemoramos y enseñamos completamente a nuestros hijos sobre el genocidio, las palabras ‘nunca más’ perderán su significado”.

El reconocimiento del Congreso de Estados Unidos en 2019

El 29 de octubre de 2019, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una resolución que ratifica el reconocimiento de Estados Unidos al Genocidio Armenio, establece una política de conmemoración, rechaza el negacionismo y promueve su enseñanza, a partir de una campaña impulsada por el Consejo Nacional Armenio de Estados Unidos.

La legislación aprobada (H.Res.296) señalaba que “es política de los Estados Unidos conmemorar el Genocidio Armenio a través del reconocimiento oficial y el recuerdo”, como así también “rechazar los esfuerzos para alistar, comprometer o asociar al gobierno de los Estados Unidos con la negación del Genocidio Armenio o cualquier otro genocidio”. Por último, se propone “alentar la educación y la comprensión pública de los hechos del Genocidio Armenio, incluido el papel de Estados Unidos en el esfuerzo de ayuda humanitaria, y la relevancia del Genocidio Armenio para los crímenes de lesa humanidad modernos”.

El 12 de diciembre de 2019, el Senado de los Estados Unidos adoptó por primera vez en la historia y por unanimidad la resolución 150 para reconocer formalmente el Genocidio Armenio. La resolución, presentada por los senadores Robert Menéndez y Ted Cruz, era idéntica a la resolución 296, adoptada 405 a 11 en la cámara baja de Estados Unidos en octubre, donde se establece que, de ahora en adelante, Estados Unidos va a mantener una política de conmemoración oficial y reconocimiento del Genocidio Armenio. Además, rechaza cualquier esfuerzo de asociar al gobierno de Estados Unidos con la negación del Genocidio Armenio o cualquier otro genocidio y, por último, promueve la educación del Genocidio Armenio.

Qué es el ANCA

El ANCA (Armenian National Committee of America) es la representación en Estados Unidos del Consejo Nacional Armenio (o Hai Tadí hantsnajump), una organización creada por la Federación Revolucionaria Armenia (FRA – Tashnagtsutiún) en 1944. Su equivalente en Sudamérica es el Consejo Nacional Armenio de Sudamérica, que cuenta con filiales en Argentina, Uruguay y Brasil. Los trabajos del Consejo Nacional Armenio a lo largo del mundo se centraron en buscar el reconocimiento internacional y la reparación del Genocidio Armenio, una lucha que las autoridades de la Armenia soviética decidieron no dar en ese momento.

Los antecedentes

La legislación dice que Estados Unidos ya reconoció oficialmente el Genocidio Armenio “a través de la declaración escrita del 28 de mayo de 1951 del Gobierno de los Estados Unidos a la Corte Internacional de Justicia con respecto a la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, a través de la Proclamación del Presidente Ronald Reagan No. 4838 el 22 de abril de 1981, y mediante la Resolución Conjunta 148 de la Cámara, adoptada el 8 de abril de 1975, y la Resolución Conjunta 247 de la Cámara, adoptada el 10 de septiembre de 1984”.

Las dos resoluciones sobre el Genocidio Armenio aprobadas en la cámara baja en 1975 y en 1984 eran «resoluciones conjuntas» que requerían la aprobación en ambas cámaras para ser ratificadas por completo. Ninguna de esas dos resoluciones llegó a tratarse en la cámara alta. La resolución actual fue redactada como una legislación independiente o «simple», que no requiere ni la firma ni la aprobación del Senado.

Un total de 49 de los 50 estados que componen los Estados Unidos emitieron declaraciones de reconocimiento del Genocidio Armenio, con la excepción de Mississippi.

Fuente