La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

György Schöpflin: «Merkel y Macron cazarán a los de Visegrado uno por uno»

Según el eurodiputado, los problemas de Italia pueden colapsar la eurozona, el futuro de la UE depende de la voluntad del dúo Merkel-Macron, y los migrantes que veranean en su país de origen no son refugiados.

György Schöpflin, jurista, politólogo, profesor universitario y eurodiputado húngaro, habló sobre el desafío de la migración masiva y el futuro de la Unión Europea en una larga entrevista que fue publicada en el portal Mandiner.
En su opinión, no estaba claro qué pasaría con el Grupo de Visegrado – la alianza regional de cuatro países centroeuropeos: Polonia, Chequia, Eslovaquia y Hungría – y la pregunta más importante era ¿qué tipo de Europa quieren en Berlín y en París? «Me preocupa que surja lo que surja del dúo Merkel-Macron, Europa Central inevitablemente acabará en la periferia», advirtió.


Schöpflin considera que la mayor amenaza para la eurozona es la situación financiera de Italia. Si la economía italiana se derrumba, es posible que los gobiernos de la zona del euro formen un «núcleo de Europa”, dejando los países de Europa Central y Oriental fuera de esa integración más estrecha. Este escenario tiene sus ventajas y desventajas: «si nos quedamos fuera, tendremos más libertad, pero también nos quedaremos fuera de ciertas decisiones», agregó.


En cuanto a los planes del Grupo de Visegrado, «algunos piensan que deberíamos acercarnos a Alemania, una potencia dominante en nuestra región, pero esa no es necesariamente la estrategia más acertada, ya que la coalición de los V4 juega un papel importante en Bruselas”, explicó Schöpflin. «Puedo imaginar un escenario en el cual, si se consolida la cooperación Merkel-Macron, los integrantes del Grupo de Visegrado serán perseguidos uno por uno”, alertó el político.


Con relación a la migración, Schöpflin subrayó que la mayoría de los solicitantes de asilo eran inmigrantes económicos, y no refugiados. Para la crisis migratoria n»o hay solución, sólo tratamiento”, dijo, haciendo hincapié en que los migrantes que no son refugiados deben regresar a sus países de origen. «¡Es realmente fantástico que los refugiados en Alemania se vayan a casa de vacaciones! ¿Qué clase de refugiado es el que regresa a su país a veranear? Yo he sido refugiado, y ni siquiera se me pasó por la cabeza volver a Hungría de vacaciones”, exclamó indignado, añadiendo que: «No es el deber de Europa acoger a todo el mundo, porque no podemos integrar a estas masas ni económica, ni política, ni culturalmente.”