La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

János Áder: «Más vale exportar soluciones que importar problemas”

El flujo migratorio hacia la Unión Europea nos hace plantearnos la cuestión de si "podemos proteger nuestras fronteras", declaró el jefe de Estado húngaro, János Áder, ayer en la reunión del Grupo Arraiolos en Malta.

El flujo migratorio hacia la Unión Europea nos hace plantearnos la cuestión de si «podemos proteger nuestras fronteras», declaró el jefe de Estado húngaro, János Áder, ayer en la reunión del Grupo Arraiolos en Malta.


En su discurso, Áder pidió un esfuerzo colectivo por controlar las fronteras de la comunidad y recordó que la legislación europea relativa a la migración no debería frenar los derechos de los Estados miembros. «La acogida de los inmigrantes es una competencia nacional», indicó.
Aunque varios países ven la inmigración como un recurso para abordar sus problemas demográficos, Hungría ha «elegido un camino diferente y no puede ser obligada a seguir el ejemplo de los demás», insistió Áder.


El presidente se mostró dispuesto a ayudar a los refugiados necesitados, pero añadió que «siete de cada diez inmigrantes ilegales que llegan a Europa han decidido venir al continente por razones económicas».

También sugirió que la migración no podía tratarse como una cuestión solamente humanitaria y señaló la importancia de la seguridad de los ciudadanos europeos y las ramificaciones criminales de la migración descontrolada: «Masas de personas están llegando sin control, así como drogas ilícitas y armas, y el número de delitos ha aumentado», agregó.


Áder abogó por «exportar una solución» en lugar de «importar el problema» y advirtió de que la escasez de agua y alimentos en África amenazaba al viejo continente con una creciente ola de migrantes en el futuro. Europa no puede albergar a 50 ó 100 millones de personas, y solicitó la cooperación de los Estados Unidos, Canadá, Australia y China.


Al margen de la reunión, Áder mantuvo conversaciones con Frank-Walter Steinmeier, su homólogo alemán. Después de la reunión, el presidente húngaro hizo hincapié en que los lazos entre Alemania y Hungría son lo suficientemente fuertes como para soportar las «disputas diarias» sobre los asuntos internos o la política migratoria.


El Grupo Arraiolos de los presidentes de las democracias parlamentarias europeas se ha reunido por la decimotercera vez desde su fundación en 2003.