La opción Utz

La porcelana de Meissen, con toda su delicadeza, se vuelve un valladar sólido que los comunistas pueden destruir, pero que no pueden vencer.