La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

(Imagen: theilr CC BY-SA 2.0)

La UE autoriza el consumo de gusanos

Revolución verde en Occidente: Muchos temen que sólo la gente con ingresos altos podrá comprar carne de manera regular.

La Unión Europea acaba de autorizar la comercialización de las larvas del gusano de la harina como alimento. Es la primera vez en la historia de la UE que una especie de insectos recibe autorización como fuente de alimentación.

La mayoría de los estados miembros votó a favor de colocarlo en la propuesta de mercado el pasado martes, convirtiendo las larvas del gusano de la harina en un «alimento nuevo». El insecto será comercializable tanto como materia prima alimenticia como en forma procesada.

Según Hungría, no hay escasez de proteína en Europa que justifique el uso de proteínas de insectos como comida. Además, en el continente no existe la tradición de consumir tales fuentes de proteína.

La decisión de la UE se aplicará en todos los estados miembros del bloque, aunque Hungría se opuso al plan, según ha informado la Oficina de Seguridad de la Cadena Alimentaria de Hungría (Nébih) en un comunicado, añadiendo que, según la postura de Hungría, no hay escasez de proteína en Europa que justifique el uso de proteínas de insectos como comida. Además, en el continente no existe la tradición de consumir tales fuentes de proteína.

La Oficina también destacó la importancia de realizar las adecuadas tareas de educación, etiquetado e investigación de seguridad de la cadena alimentaria antes de la introducción de estas nuevas fuentes de proteína. La larva del gusano de la harina es el primer insecto comestible que se comercializará en toda la UE.

La decisión de la UE no hace más que dar pábulo al temor de que la élite política de Occidente aumentará los impuestos sobre el consumo de carne, llevando efectivamente a la bancarrota a los agricultores involucrados en la cría del ganado y otros animales, que a menudo ya tienen dificultades para obtener ganancias, mientras que al mismo tiempo introducirá alimentos alternativos baratos a base de insectos que permanecerán libres de impuestos, y todo en nombre de la revolución verde. En tal escenario, sólo la gente con ingresos altos podría comprar carne de manera regular.