La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

László Trócsányi: “Forzar algo sobre Centroeuropa no es demasiado sabio”

“Hungría también podría haber acogido entre 20 y 30 solicitantes de asilo que luego se hubieran trasladado a Alemania en unos pocos días, pero el gobierno húngaro estableció su posición a base de principios, porque creía que esto era más cabal.”

El periódico conservador alemán Die Welt publicó el miércoles una entrevista, realizada por Boris Kálnoky, con el Ministro de Justicia de Hungría, László Trócsanyi, bajo el título “No es particularmente sabio forzar algo sobre Centroeuropa” en relación con la disputa legal sobre las cuotas de migrantes.


El ministro explicó que Hungría reconocía el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, pese a que no estuviera de acuerdo con su razonamiento. Los jueces, hace dos semanas, rechazaron los recursos de Hungría y Eslovaquia contra el sistema de reparto de cuotas de refugiados y mantuvieron vigente el mecanismo obligatorio de reubicación de 120.000 solicitantes de asilo. Trócsányi, que también es catedrático de Derecho Constitucional, añadió que, a su juicio, la decisión adoptada como una medida temporal dejaría de tener efecto el 26 de septiembre del año en curso y, por consiguiente, Hungría entonces podría renunciar por completo a la acogida de migrantes.
En cuanto al procedimiento de infracción iniciado por la Comisión Europea, señaló que esos procedimientos sólo se habían incoado contra Hungría, Polonia y Chequia y preguntó: “¿ por qué sólo contra estos tres países?”, cuando la gran mayoría de los estados pertenecientes al bloque no había cumplido con su parte. No hay «represalias» contra un estado miembro si acoge a 15 migrantes, con lo que sólo cumple el 0,7% de su cuota. La cuestión es ¿por qué es un problema si un gobierno decide no proceder de esta manera?, sino «plantea una cuestión teórica en un contexto político y jurídico». ¿Tal vez, el problema es que «esto puede que no sea políticamente correcto»?


Hungría también podría haber acogido entre 20 y 30 solicitantes de asilo que luego se hubieran trasladado a Alemania en unos pocos días, pero el gobierno húngaro «estableció su posición a base de principios, porque creía que esto era más cabal». Sin embargo, como resultado, Hungría «ha sido sometida a un trato más duro que el resto», lo que «deja algunas preguntas abiertas sobre la igualdad de los estados miembros», afirmó Trócsanyi.


Al terminar la entrevista también hizo hincapié en que el espíritu centroeuropeo era diferente de las actitudes de la Europa Occidental: «nosotros nunca hemos tenido colonias, no participamos en guerras, nuestros soldados sólo colaboran en el mantenimiento de la paz y tampoco queremos involucrarnos en fútiles intentos de exportar la democracia». Además, “nuestra región sufrió la dictadura comunista durante 40 años, y por lo tanto, Europa Central es muy sensible a las decisiones que puedan afectar a su identidad.”