La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Imágen: Youtube

Londres: predicador de 71 años detenido por citar la Biblia

“No hice ningún comentario homofóbico, solo definía el matrimonio como una relación entre un hombre y una mujer."

Un pastor cristiano fue arrestado por la Policía británica tras predicar en un punto concurrido de Londres.

John Sherwood, de 71 años, fue esposado y luego interrogado en una comisaría, donde pasó una noche entera después de que fuera acusado de hacer comentarios homofóbicos frente a la estación de Uxbridge, al oeste de Londres.

El abuelo afirmó que quedó magullado después de que la Policía lo sacara de una mini escalera que estaba usando y le esposara las manos a la espalda.  

La Policía había recibido denuncias de que el hombre había hecho comentarios presuntamente homofóbicos y lo arrestaron bajo la Ley de Orden Público, que puede aplicarse bajo la vaga condición de que alguien esté usando “palabras abusivas o insultantes” que causan “daño” a otra persona. Posteriormente, fue puesto en libertad sin cargos. 

 

Sherwood, pastor desde hace 35 años, explicó: “No estaba haciendo ningún comentario homofóbico, solo estaba definiendo el matrimonio como una relación entre un hombre y una mujer. Solo estaba diciendo lo que dice la Biblia, no quería lastimar a nadie ni ofender a nadie.”

“Estaba haciendo lo que dice la descripción de mi trabajo, que es predicar el evangelio al aire libre, así como en el edificio de la iglesia.”

“Cuando la Policía se me acercó, les expliqué que estaba ejerciendo mi libertad religiosa y de conciencia. Me bajaron a la fuerza de los escalones, y sufrí una lesión en la muñeca y el codo. Creo que recibí un trato vergonzoso. Esto nunca debería haber ocurrido.” 

Sherwood, que predica en una iglesia evangélica independiente en el norte de Londres, fue arrestado bajo la Ley de Orden Público por supuestamente causar alarma y angustia. Fue puesto en libertad sin cargos, pero su expediente ha sido remitido a la Fiscalía de la Corona para revisión.

La Policía afirma que un miembro del público llamó a los oficiales de patrulla y alegó que Sherwood había hecho comentarios homofóbicos.

Según el portavoz de la Policía Metropolitana, su Dirección de Estándares Profesionales había evaluado las imágenes de video del arresto de Sherwood y no había encontrado evidencia de mala conducta por parte de los oficiales.