La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Muere en Madrid el archiduque José Árpád de Habsburgo-Lorena

El último gran caballero austrohúngaro se interesaba por el bienestar del pueblo gitano.

Su Alteza Imperial y Real José Árpád Benedicto Fernando Francisco María Gabriel de Habsburgo-Lorena, archiduque de Austria y príncipe real de Hungría falleció el 30 de abril en Madrid a la edad de 84 años. El archiduque era el jefe de la rama palatina de la dinastía de los Habsburgo. Era el cuarto de ocho hijos (y también el varón mayor) del archiduque José Francisco y de la princesa Ana de Sajonia.

José Árpád nació en Budapest el 8 de febrero de 1933, y pasó su infancia en su país natal. Dado que a finales de la segunda guerra mundial Hungría fue ocupada por la Unión Soviética, el joven príncipe y su familia se vieron obligados a tomar el camino del exilio y se establecieron en Portugal. El archiduque se graduó en Ciencias Económicas en la Universidad de Lisboa. El joven licenciado se enamoró de la princesa María de Löwenstein-Wertheim-Rosenberg, hija mayor del príncipe Karl de Löwenstein-Wertheim-Rosenberg y la condesa Carolina Rignon. El matrimonio civil se celebró el 25 de agosto de 1956 en Bronnbach, mientras la ceremonia religiosa tuvo lugar el 12 de septiembre en la misma localidad alemana. Su boda fue presentada en la revista estadounidense Life.

La pareja vivió en Madrid durante muchos años. José Árpád era caballero del Toisón de Oro y desde 1977 también tenía el cargo de Gran Maestre de la Orden de Vitéz. Siguiendo los pasos de su bisabuelo, el gran palatino de Hungría, el archiduque se interesaba mucho por la cultura y el bienester del pueblo gitano. También estaba orgulloso de sus raíces húngaras, y a pesar de haber emigrado con apenas 11 años, hablaba el idioma magiar con una elocuencia envidiable. En una entrevista de 2014 dijo: «aunque uno llegue a querer a los países donde vive, las raíces siempre se las lleva en el corazón».

El archiduque José Árpád deja atrás a su esposa, la archiduquesa María y siete de sus ocho hijos: la archiduquesa Monika-Ilona (señora de Rambure), el archiduque Josef Karl (casado con la princesa Margarete de Hohenberg), la archiduquesa Maria-Christine (señora de van der Meide), el archiduque Andreas (esposo de la condesa Marie-Christine von Hatzfeldt-Dönhoff), la archiduquesa Alexandra (señora de Wit), el archiduque Nicolaus (esposo de Eugenia de Calonje Gurrea) y el archiduque Johannes (casado con María Gabriela Montenegro Villamizar).

Su primer hijo, el archiduque Joseph Karl vivió sólo un día en el agosto de 1957. También le recordarán sus muchos nietos y tres hermanos menores, la archiduquesa María Kinga (señora de Krist), el archiduque Géza y el archiduque Michael, y varios sobrinos.

Sus restos mortales regresarán a su querida Hungría, donde las honras fúnebres tendrán lugar el 13 de mayo de 2017.

Requiescat in pace.