La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Péter Heltai: «La Santa Sede aprecia lo que Hungría hace por los cristianos perseguidos»

Péter Heltai es líder de la comunicación estratégica del Matthias Corvinus Collegium (MCC), uno de los institutos educativos más importantes de Hungría, así como miembro del equipo de comunicación del 52. Congreso Eucarístico Internacional de Budapest. También ha servido como embajador del programa Hungary Helps, que ofrece ayuda a los cristianos perseguidos. Debido a su amplia experiencia internacional, domina varios idiomas, entre ellos el español.

Entre el 5 y 7 de agosto tuvo lugar en Esztergom el primer encuentro estival del MCC con destacados invitados extranjeros, cuya presencia causó cierto revuelo mediático internacional. ¿Cómo ha ido el MCC Feszt? 

Como el MCC es un instituto educativo, cuando nació la idea de organizar un festival teníamos que preguntarnos lo siguiente: ¿podemos hacer algo en verano que sirva para la formación profesional de nuestros estudiantes y que de igual manera sea capaz de ofrecer un ambiente idóneo para todos los húngaros que quieran reflexionar sobre los temas más importantes del siglo XXI? Si uno lee las noticias se da cuenta de que el programa era bastante diverso con la participación del famoso comentarista estadounidense Tucker Carlson, o Dennis Prager, fundador de Prager University, una plataforma educativa conservadora. También dio un discurso Renee DiResta, investigadora de Stanford y experta en mis- y desinformación, cuyo programa con ‘El dilema de las redes sociales’ ha sido un éxito de taquilla de Netflix y, por ejemplo, en el mundo hispanohablante bien conocido profesor de tecnociencia, Miklós Lukács de Perény. Hubo seis escenarios ocupados durante tres días ofreciendo discursos, mesas redondas y debates en la ciudad hermosa y antigua de Esztergom. Además, había varias exhibiciones, como el “Pasillo de Educación”, donde los que nos visitaron pudieron conocer varios institutos y sobre todo los programas y centros del MCC. Más de doce mil visitantes hablan por sí mismos, y es también normal que ciertos invitados atraigan la atención del público internacional. Lo vemos como un gran éxito y queremos convertirlo en una tradición y volver a organizarlo en el verano de 2022. 

El MCC, fundado hace 25 años, se ha convertido en la institución de formación privada más importante del país, siendo no solo un laboratorio de ideas, sino también ofreciendo estudios en varias disciplinas y organizando conferencias de gran relevancia internacional. ¿A qué se debe su éxito?

El MCC fue fundado después del Comunismo con el objetivo de educar a una nueva generación de intelectuales con valores patrióticos y una mentalidad abierta (a la luz del sentido común). Este objetivo no ha cambiado nada. Todas las actividades y eventos que ofrecemos se originan en esta misión. En términos de metodología podemos decir que el MCC comienza donde las universidades corrientes llegan a sus límites. En la época de la educación masiva ofrecemos seminarios con una proporción estudiante-profesor baja, con varios profesores invitados de todo el mundo. Así podemos asegurar que cada quien tenga la formación y atención según su talento y puntos fuertes. La visión interdisciplinaria, y todo lo que viene con la educación, a saber, investigaciones, conferencias con profesores, expertos y periodistas distinguidos son la consecuencia de un trabajo intelectual extenso. Todo eso puede ser un indicador del éxito, pero hay una cosa mucho más importante: el desarrollo de los programas y centros por todo el país (y también en los países vecinos con comunidades húngaras) y el número creciente de los postulantes. En los últimos años hemos trabajado con más de dos mil estudiantes en total (incluyendo el programa para estudiantes de primaria y secundaria). Sin embargo, tenemos planes mucho más grandes: estaremos presentes en treinta y cinco ciudades dando formación a más de diez mil estudiantes talentosos. 

Tantas actividades requerirán una financiación sólida. Acabo de leer un artículo en un medio cercano a la oposición que califica a la institución como “cementerio de fondos públicos”. ¿Reciben dinero del Gobierno? 

Nuestro trabajo educativo y académico está formando a talentos hace un cuarto de siglo y ha ayudado a miles de estudiantes destacados a encontrar y seguir caminos exitosos en sus vidas. Nos sentimos muy honrados al enterarnos de la intención del Gobierno que quería contribuir al funcionamiento del instituto y permitirnos tener planes con los que nunca antes habíamos soñado. Si alguien ve todo eso, especialmente la formación de miles jóvenes talentosos, como “cementerio”, honestamente no sé qué decir. La contabilidad es pública y todo lo que hace el instituto se puede medir concretamente con los números de nuevos centros, programas y becas, como también con el trabajo intelectual que todas las actividades crean. El MCC está comprometido con la libertad, anticomunismo y valores fundamentales que han construido nuestra civilización judeocristiana. Tal vez, esto es lo que les molesta a algunos. 

Usted también participa en la organización del 52. Congreso Eucarístico Internacional, que tendrá lugar en Budapest el próximo septiembre. Es verdad, según afirmaban varios medios, que el papa Franciso se mostraba reacio a encontrarse con el primer ministro Viktor Orbán y el presidente János Áder? 

Nadie ha confirmado esta información ni en el Vaticano ni tampoco en Budapest. Aquí puede ayudar mucho si echamos un vistazo a los hechos. El Papa Francisco, cuando anunció su viaje a Hungría, ya dijo que sólo asistiría brevemente al congreso de Budapest para celebrar la misa de clausura el 12 de septiembre, y que no sería una visita oficial al país. Después de que un artículo hiciera referencia a algunas “fuentes” del Vaticano, la noticia de que el Papa no quisiera encontrarse con líderes políticos se divulgó. En realidad sólo había silencio. Ciertos periodistas “conservadores” también son responsables por aprovechar esos días de incertidumbre para crear división y atacar al papa. Obviamente, la izquierda estaba celebrando al hacer ver a todo el mundo que nadie quería hablar con este “autoritario populista”. Lo que también es falso. Unos días después, el Vaticano anunció que el papa se encontraría con Orbán y Áder. Lo doloroso de todo eso es que, independientemente de los lados políticos, se intentara empujar un evento global sobre la Eucaristía a la arena política. Si uno lee por qué comenzaron los congresos eucarísticos unas décadas después de la Revolución francesa, se va a sorprender por las similitudes de la época. La mayoría intenta olvidar que Dios no es una ideología, ni un mito que la humanidad ha superado, sino una persona y una realidad que está cerca de todos. 

Al Santo Padre muchas veces se le atribuyen simpatías hacia la izquierda. ¿Cómo afecta eso las relaciones de la Santa Sede con el Gobierno conservador de Hungría?

Los que le acusan de esto seguro que no siguen los discursos o mensajes del Santo Padre. Liderar la Iglesia católica es mucho más complejo y tiene otros horizontes que querer estar cerca de algunos círculos de la izquierda o de la derecha. Como he experimentado en uno de mis trabajos anteriores en Hungary Helps, la Santa Sede aprecia lo que Hungría hace por los cristianos perseguidos. El papa también visitó el año pasado uno de los santuarios más importantes de los húngaros en Transilvania, Csíksomlyó, durante su viaje apostolico a Rumanía. 

Durante los últimos años -en parte gracias a programas como Hungary Helps, del cual usted ha sido embajador- Hungría se ha convertido en un punto de referencia para ciertos sectores conservadores y cristianos del mundo. Sin embargo, según el último censo, sólo un 37% de los húngaros se considera católico, y católicos y protestantes juntos apenas superan el 50%. ¿Cómo explicaría usted esta discrepancia entre la retórica oficial y la realidad social del país? 

Si un gobierno quiere ayudar a las comunidades espirituales que guardan y viven aquella fe y valores en los que la nación fue fundada hace mil años, cada persona sensata debería estar feliz. Da igual si hablamos de los cristianos de Hungría o los que luchan por su supervivencia y sufren discriminación por sus creeencias. A pesar de tener programas como Hungary Helps, la persecución de los cristianos sigue siendo un tabú en los foros globales, a pesar de que, según Open Doors, más de 340 millones de cristianos sufren un alto nivel de persecución sólo por seguir a Jesús. Es un número dramático: ¡cada octavo creyente del mundo! Lamentablemente, muchos de esos países son precisamente aquellos de los cuales los progresistas de Bruselas quieren recibir más migrantes. Por eso, Hungary Helps y otras políticas que están cerca de los ideales del cristianismo ofrecen una esperanza para muchos que viven en países radicalmente seculares y anticristianos. 

El estado del cristianismo en Hungría es otro tema. La evangelización y la sanidad de las comunidades cristianas sólo depende de los creyentes y sus líderes. Afrontamos los mismos desafíos que todo el mundo occidental. Pero nuevas comunidades están creciendo, mayormente en las ciudades, dispuestos a estar presente en un ambiente muchas veces inhumano. Todo está cambiando ahora, pero yo soy muy optimista.    

Los detractores del Gobierno también afirman que Hungary Helps y otras iniciativas similares sólo sirven fines propagandísticos y que sus labores humanitarias son más bien simbólicas. ¿Qué ha conseguido Hungary Helps durante sus 4 años de existencia? 

Nuestra entrevista sería muy larga si empezara a contar sólo los proyectos que yo he visto durante mi tiempo en Hungary Helps. Financiaron la reconstrucción de un pueblo cristiano en Irak del Norte que antes había estado bajo la ocupación del Estado Islámico, evitando que los habitantes tengan que emigrar a América del Norte o Australia, donde una gran parte de sus comunidades ya viven. Su espíritu inquebrantable y nuestra ayuda aseguraron la supervivencia de la comunidad cristiana que vive desde hace dos mil años en las Llanuras de Nínive, en tierra bíblica, hablando el mismo idioma en el cual Jesús se expresaba. Es un solo ejemplo. Como ya no trabajo allí, no soy la persona más adecuada para dar más detalles, pero sé una cosa: si alguien tiene dudas al respecto, -y no puede viajar a África o al Medio Oriente para ver con sus propios ojos las escuelas, casas, centros médicos etc.- le recomiendo que hable con los líderes cristianos de estos países. Tenemos cada dos años aquí en Budapest una Cumbre sobre la Persecución de los Cristianos (Summit on Christian Persecution), con muchos invitados del Medio Oriente y África, cuyo objetivo es generar conciencia y ofrecer una plataforma para hablar sobre este triste asunto.

Me consta que usted pronto será padre. Enhorabuena. Aparte de “cristianismo”, probablemente “familia” es la expresión que más se oye en los discursos oficialistas. Es realmente más fácil formar una familia y tener hijos en Hungría que en otros países? 

Muchas gracias. En efecto, ahora puedo sentir en mi propia piel lo que realmente significan las políticas pro-familia. Hay una gran diferencia entre leer las noticias y encontrarse en el banco que te asegura que el programa del gobierno te ofrece un préstamo de 10 millones de florines (33 mil dólares) que después del nacimiento del primer hijo se congela por dos años, con el segundo hijo se te exime del pago de un 50% de crédito, y tras el nacimiento del tercer hijo toda la deuda queda saldada. Imagine la diferencia para una familia joven que está esperando a su primer hijo. El programa también ayuda a las familias que quieren comprar una casa o coche. Igualmente, se agradece la labor de las mujeres que se han dedicado a sus hijos: después de tener cuatro o más hijos nunca tendrán que pagar el impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Además el primer ministro ya ha anunciado que están trabajando en un proyecto que extenderá esa ventaja fiscal a las mujeres con tres hijos. Todo esto, obviamente, tiene una fuente: según los datos del último trimestre, por ejemplo, Hungría está entre los países con el mayor crecimiento económico. Es un dato clave, ya que para que los programas pro-familia sean buenas inversiones es importante que no pongan en peligro la estabilidad económica. ¿Es más fácil tener hijos en nuestro país? No soy experto en esas políticas, pero desde hace años casi cada mes me encuentro con un extranjero que me pregunta seriamente sobre la posibilidad de mudarse a Hungría. Creo que eso ya habla por sí mismo. 

Sin embargo, la recién aprobada Ley de Protección de Menores ha sido criticada por varios líderes e instituciones de la Unión Europea por supuestamente vincular la homosexualidad con la pedofilia. ¿Qué establece exactamente la nueva norma y cómo afecta a los derechos de las minorías sexuales?  

En primer lugar, la ley no vincula la homosexualidad con la pedofilia, y los que atacan a Hungría utilizan este malentendido para evitar hablar del fondo del asunto, que es el derecho de los padres a educar a sus hijos. Se trata de partes totalmente diferentes y separadas en el texto. Aquellos países que abrieron las puertas de su sistema educativo ante los activistas LGBTQ, en realidad dejaron entrar grupos políticos en las escuelas. La legislación vigente hace claro una cosa: en Hungría no se puede exponer a los menores al activismo político, especialmente si hablamos de la identidad más profunda de un niño. Como padre, yo tampoco quisiera que, dentro de 10 años, a mi hijo lo adoctrinaran en su colegio ciertos grupos de presión sobre temas relacionados con la sexualidad y la homosexualidad y Dios sabe qué tipos de “sexualidades”, sustituyendo la realidad biológica por pura ideología. Al mismo tiempo, las leyes de Hungría también garantizan que cualquier persona pueda vivir libremente según su identidad sexual, sin sufrir discriminación en su vida privada o laboral. Los problemas surgen cuando una minoría exige igualdad, pero su verdadero objetivo es imponer agresivamente su propia voluntad.