Prisioneros de prisiones

Por mucho que nos digan que ETA ya no mata, el miedo está metido hasta el tuétano de la sociedad vasca, y los efectos del terrorismo siguen presentes.