La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Rocío Monasterio con la periodista polaca Małgorzata Wołczyk

Rocío Monasterio: El comunismo es una amenaza real

La izquierda se ha apoderado de la universidad, por eso los estudiantes se ponen camisetas del Che Guevara: un asesino, racista y homófobo.

Entrevista con Rocío Monasterio, candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid

El partido conservador VOX, en cuyo nombre usted aspira al cargo de presidencia de la Comunidad de Madrid, en algunos aspectos está peor que los polacos durante la era comunista. Hoy en día, todo el mundo está en contra del “populismo de derechas”, desde los medios de comunicación hasta los funcionarios de la UE. Ambas sabemos lo que es el comunismo, porque usted viene de Cuba, y yo soy de Polonia. ¿Por qué hay tantos españoles que siguen creyendo en el comunismo a pesar de nuestros testimonios?

Primero, los polacos y cubanos sintieron los “encantos” del comunismo en su propia piel, mientras que los españoles lo conocen solo por relatos de segunda mano. Hasta ahora este sistema no se ha instalado aquí, pero existe una amenaza real si repetimos algunos errores. La élite, la clase política, incluso la clase media, no creen que el comunismo pueda amenazarnos. Lo mismo les pasó a los venezolanos. Siempre me decían: “Tampoco podíamos creer que nos pudiera pasar lo mismo que a los cubanos.” Y, sin embargo, mira lo que pasó allí. Y nosotros nos enfrentamos a lo mismo. Estos lentos cambios no se pueden aceptar, no se puede evitar la confrontación. Hay que oponerse firmemente a esta nueva dictadura de los progresistas, porque tienen metas claramente definidas y se esfuerzan por imponerlas. VOX es la única fuerza que ofrece resistencia de manera realista, y creo que cada día somos más. Los españoles ya son conscientes de estos peligros, ya están sufriendo la pérdida de ciertas libertades.

Probablemente, el problema también tendrá que ver con la educación y la cultura, ámbitos de los que se ha apropiado la izquierda. Después de todo, el comunismo dejó millones de víctimas y suficientes testigos para que los jóvenes no creyeran en las promesas que les hacen en la actualidad los herederos de esta ideología…

El comunismo destruye todo lo que toca. La izquierda se ha apoderado de las universidades y por eso los estudiantes hoy se ponen con orgullo camisetas con la imagen del Che Guevara: un asesino, un racista, un homófobo. Parece que nadie le ha explicado a los jóvenes qué ideología representaba. Tenemos un gran problema con la educación secuestrada por la izquierda y, por tanto, existe un temor de que acabemos en una especie de totalitarismo.

El cuarto poder, los medios de comunicación, deberían ser una herramienta importante  para defender y fortalecer los valores democráticos, mientras que tengo la impresión de que en España son precisamente los medios de comunicación los que están socavando la democracia. La escala va de las persecuciones mediáticas y distorsiones hasta las acusaciones de fascismo contra VOX. Todo eso es incomprensible para mí.

Sí, pero los medios de comunicación en España están controlados por el Gobierno, por lo que se han convertido en instrumentos de propaganda, como la Granma en Cuba. La televisión pública se comporta igual que la cubana. No hay libertad de opinión ni de creencias. No tenemos derecho a expresar nuestras creencias. Y esto, por supuesto, puede hacer temblar los cimientos de la democracia si no hay lugar para el pluralismo.

¿Transformarán los medios de comunicación de España a la nación española en una masa pasiva y manipulada, o la sociedad finalmente se despertará y cambiará los medios para que sirvan al pueblo?

También hay periodistas decentes, que guardan su honestidad intelectual y dignidad profesional, aunque se les impongan instrucciones. Espero que haya muchos que se rebelen contra esos centros informales de poder y defiendan la libertad.

¿Tienen miedo al fraude electoral que tanto preocupa a los españoles? ¿Es posible que la votación por correo y el sistema de conteo digital causen irregulidades dificiles de probar ante los Tribunales?

El tema de la digitalización afecta no solo al voto por correo, sino también al sistema de recuento, cuyos datos aparecen en los medios de comunicación durante la noche de las elecciones. Por eso insistimos siempre en la revisión de las actas electorales, lo que también exige la ley, y que siempre ha sido importante para nosotros. Podemos confiar en el sistema electoral de España, siempre y cuando supervisemos el proceso, obviamente, para que no suceda algo como en Venezuela, donde entidades de dudosa legitimidad se hicieron con el control del escrutinio, y no tenemos idea del alcance de la manipulación que pudo ocurrir allí. VOX siempre ha respetado la ley al pie de la letra.

Sé bien lo que motiva a los líderes de VOX a luchar, pero al observar la escala de agresiones y mentiras, a veces me pregunto de dónde sacan la fuerza en una campaña tan sucia que nunca había visto en mi vida.

Yo disfruto mucho porque estoy luchando por una España mejor para todos los españoles que tenemos el placer de representar. Estoy feliz porque estoy convencidísima de nuestras ideas, de nuestros valores. Algunas personas sienten lástima por mí, ¡pero yo estoy muy feliz! Porque creo que estamos cambiando España. Incluso hoy, cuando salía de casa, le dije a mi hijita: solo quedan dos días de campaña y se acabará. Y ella, vestida de león, comenzó a animarme: “¡Mamá! ¡Por España!” Lo que me dio mucho ánimo. Los niños también ven que algo importante está sucediendo, que lo hacemos por ellos, porque tenemos el deber de transmitirles lo que hemos recibido de nuestros padres. Así que hay un sentido de deber, pero también un sentimiento de felicidad de que estamos mejorando España.

Gracias por la conversación. Tengo la impresión de que, en cierto modo, a los ojos de muchos españoles pero también de polacos, ustedes ya han triunfado moralmente. Les deseo una gran victoria, aunque sé que eso puede ser difícil. El filósofo polaco Elzenberg dijo que uno necesitaba mucho coraje y sacrificio para presentarse en una batalla que podía perderse.

Gracias, Margarita. Verás, un día ganaremos.

(Esta entrevista fue publicada originalmente en polaco en la revista Do Rzeczy.)