La Nueva Razón

Revista política y cultural panhispánica

Yuri Sasson: «En 1450 el 90% de los judíos del mundo hablaba español»

Si bien lo de “judeo-masón” se oía por doquier, decenas de miles de judíos escaparon del Holocausto gracias al libre pasaje de España.

Yuri Sasson Moscona es presidente y fundador de varios proyectos dedicados a la cultura sefardí. Debido a su aporte a esta comunidad, el Parlamento Judío Europeo lo nombró embajador en misión especial de asuntos judío-sefardíes. A lo largo de los años ha trabajado como director de empresas privadas y organizaciones sin ánimo de lucro (como el Comité Paralímpico Europeo), para dedicarse luego a revivir las costumbres, historia, gastronomía, cultura de la diáspora sefardí y a ayudar a los descendientes de la misma a recuperar las nacionalidades de sus antepasados.

Es usted presidente de dos organizaciones ligadas a la cultura e historia sefardí. ¿A qué se dedican exactamente?

La Kaza Muestra es una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es el retorno de la cultura y lengua sefardíes a España y a la conservación y difusión del djudeo-espanyol o ladino. Entre otras actividades, La Kaza Muestra es el patrocinador exclusivo del único periódico escrito en nuestro idioma, El Amaneser. Este se publica en Estambul con la colaboración de nuestros socios, El Sentro Sefardi d’Estambol. Hemos publicado más de 10 libros, y participamos en importantes obras sefardíes en España, como el nuevo Centro de Interpretación de Castrillo Mota de Judíos, así como un nuevo museo sefardí, que se inaugurará en 2024. 

Kaminos de Leche i Miel es una spinoff con ánimo de lucro que se ha dedicado a procesar las nacionalidades de cerca de 10.000 sefardíes de lugares tan variados cómo Taiwán, Berlín, Estambul o Venta Prieta en México. En los estatutos de Kaminos, se compromete un porcentaje de los beneficios netos para actividades benéficas. Esto permite financiar de manera exclusiva las actividades de La Kaza Muestra, dándonos mucha libertad de movimiento, al no depender de fondos gubernamentales o privados.

Después de medio milenio, ¿cuál es la situación de los descendientes de los judíos expulsados de España y Portugal? ¿Sigue viva la identidad sefardí? 

Es una muy buena pregunta, pero es mucho más compleja de lo que pudiese parecer. La ley 12/2015 que regula la nacionalidad para sefardíes de origen español, define a los sefardíes como “los descendientes de los judíos expulsados de España, o de los que fueron obligados a convertirse al catolicismo en 1492”. Esta definición omite entrar en el judaísmo del candidato, ya que esto haría la ley inconstitucional, por la separación entre religión y estado. Los sefardíes siempre se han caracterizado por la lealtad al país donde viven. 

En las comunidades asquenazíes de Europa Central y Oriental, muchas familias cuentan leyendas sobre supuestos antepasados sefardíes, como si se tratase de un pedigrí noble. ¿Cómo se puede comprobar, después de casi 500 años, la veracidad de esas historias? 

La verdad es que según estudios recientes, incluyendo un estudio de dispersión de poblaciones por el Dr. Joshua Waitz de la Universidad de Carolina del Sur, se deduce que casi el 100% de los judíos europeos tiene un antepasado español. Hasta hace no mucho tiempo esta afirmación hubiera sido ridiculizada, pero según se ha ido investigando se ha ido descubriendo que en 1450 el 90% de los judíos del mundo hablaba español. No solo eso, los judíos que vivían en Ashkenaz (nombre antiguo judío para Alemania) eran en su gran mayoría semi-nomádicos y no tenían una cultura comunitaria propia. 

Si uno se pone a ver el estilo de las sinagogas construidas en Europa del Este en los siglos XVIII y XIX, la gran mayoría de ellas tiene características españolas. Asimismo, en lo que se refiere a los apellidos, cabe mencionar que los judíos tenían apellidos en España desde el siglo X. Cuando son expulsados, muchos van hacia Europa del Este y deben regirse por las reglas del país que los recibía. Por ello, muchos de los apellidos asquenazíes con nombres de ciudad (Torun, Warszawski, Krakower, etc.), así como los que usan colores (Weissmann, Braun, Schwartz), en realidad, pueden ser de origen sefardí. 

Ahora, ya encontrar el supuesto pedigrí noble, va a ser un pelín más complicado  

El proceso de solicitar la nacionalidad española, prácticamente, ya ha terminado, mientras todavía se puede pedir la ciudadanía portuguesa. ¿Cuál es la principal diferencia entre la suerte histórica y la realidad actual de los judíos expulsados de España y Portugal?

Las expulsiones se llevaron a cabo con 5 años de diferencia (en Portugal en 1497), y curiosamente la portuguesa fue mucho más violenta. (Véase la masacre de la Baixa en 1503.) Sin embargo, una vez en el Imperio Otomano, los portugueses aprendieron a hablar djudeo-espanyol, y volvieron a formar una sola comunidad con los españoles. Yo me acabo de enterar de que mi abuela, Diamante Contente Gateño, era de origen portugués. (Ahora ya todo encaja.) Hoy en día no existe diferencia alguna entre los dos grupos, son todos sefardíes.

¿En qué países se concentran los descendientes de los sefardíes?

Sin lugar a duda, la mayor concentración de sefardíes está en Israel con aproximadamente 4 millones de personas. Le siguen EE. UU. y Latinoamérica. Sin embargo, valdría la pena hacer un censo en España, ya que yo calculo que por lo menos hay 100.000 sefardíes españoles.

¿Hay datos sobre cuántas personas han solicitado la nacionalidad española y portuguesa, y cuántas han regresado a la tierra de sus antepasados? 

Por el momento, se han concedido unas 20 mil nacionalidades en España. Hay otros 30 mil expedientes ya firmados ante notario a la espera de concesión, y hay otros 30 mil que aún tienen que venir a firmar. Sobre Portugal, la última estadística que oí fue de 17 mil nacionalidades concedidas y otras 25 mil en trámite. 

En Hungría, el tema de los sefardíes, normalmente, se menciona cuando se habla del diplomático español Ángel Sanz Briz, el ángel de Budapest, que salvó a miles de judíos húngaros so el pretexto de ser sefardíes, aunque la gran mayoría no lo fueran. Sanz Briz era el representante del general Franco, un dictador a menudo clasificado como fascista, que había ganado la guerra civil española con la ayuda de la Alemania nazi. Sin embargo, el régimen franquista no persiguió a los judíos, es más, sus diplomáticos a menudo participaron en su salvamiento. ¿Cómo se explica esa contradicción? 

Franco era una contradicción con piernas, supongo que eso fue uno de los secretos de su continuidad. Si bien en España lo de “judeo-masón” se oía por doquier, la verdad es que decenas de miles de judíos escaparon del Holocausto gracias al libre pasaje de España. No se deportó a un sólo judío, y aunque dicen que se rechazaron a judíos en los Pirineos, no existe prueba alguna de ello.

En lo referente a los diplomáticos sucede lo mismo. Es imposible que diplomáticos, como Sanz Briz y Perlasca en Budapest, Radigales en Atenas, Propper de Callejón en París y Santaella y su esposa en Berlín, hayan actuado de motu propio, dando hasta 50.000 pasaportes, sin avisar a Franco. Nunca en la vida, especialmente con un dictador tan férreo como Franco, a 5 años de haber acabado la guerra civil, y en contra de sus aliados principales. Yo creo que algo tendrá que ver que ambos apellidos de Franco suenan judíos.

Me parece interesante que mientras en Hungría el antisemitismo tradicionalmente se asociaba con la extrema derecha, en España los discursos anti-judíos, y sobre todo anti-Israel, vengan de la ultraizquierda. ¿A qué se debe eso? 

En realidad, el antisemitismo es tradicionalmente un movimiento de extremos, tanto de derechas como de izquierdas. La diferencia está básicamente en el origen del odio. Mientras la extrema derecha basa sus prejuicios en cuestiones religiosas y étnicas, la extrema izquierda basa su odio en la supuesta explotación de los trabajadores por los judíos. Las acusaciones de avaricia y abusos son los ejes primordiales, como se puede ver en estos momentos. A fin de cuentas, los extremos se asemejan.